Nuevo chip wireless permitirá transferencias inalámbricas hasta 30Gbps

 

Las conexiones inalámbricas darán en el futuro un salto extraordinario. Si las velocidades de hasta 400Mbps que se consiguen con los chips Wi-Fi más avanzados del mercado nos parecen impresionantes, solo tendremos que esperar unos años para que se nos caiga la mandíbula al suelo de la sorpresa, pues el fabricante japonés Rohm anunciaba ayer un nuevo chip de comunicaciones inalámbricas capaz de alcanzar una velocidad de transferencia de 1.5 Gigabits por segundo en sus pruebas, la tasa más alta jamás alcanzada por un dispositivo sin cables de estas características. Pero lo más increible es que la firma asegura que en un futuro próximo, la misma tecnología permitirá alcanzar nada menos que hasta 30Gbps, convirtiendo las conexiones inalámbricas en una fuente instantánea de información.

El chip en cuestión, desarrollado en conjunto entre la Universidad de Osaka y Rohm, tiene unas medidas de 1.5 x 3 milímetros, y utiliza ondas ‘de radio’ con frecuencias sobre el Teraherzio para la transmisión de datos, algo hasta ahora reservado a otro tipo de investigaciones y productos. El módulo donde se incorpora el chip tiene una micro antena integrada, y no mide más que un par de centímetros, lo que podría habilitar su incorporación en todo tipo de dispositivos. Aún más interesante si cabe son sus costes de fabricación, estimados, según el diario The Nikkei en su informe sobre esta tecnología, en tan solo “unos cuantos cientos de Yenes” — O lo que es lo mismo, apenas unos Euros, si tenemos en cuenta que cada Yen cuesta apenas 1 céntimo de Euro — que en comparación con los chips basados en ondas Teraherzio con costes estipulados en “millones de Yenes” y capaces de alcanzar poco más de 100Mbps, resulta irrisorio.

La tecnología está aún en pleno desarrollo, y se trabaja minuciosamente en aumentar tanto el ancho de banda posible como el radio de funcionamiento, aunque la gente de ROHM está convencida de que los nuevos chips estarán preparados para su producción en masa en tan solo tres o cuatro años, periodo en el cual sus costes de producción podrían reducirse aún más, dando lugar a adaptadores de red inalámbricos Gigabit a precios muy económicos. Para ponerlo en un entorno real, podríamos decir que si estos chips wireless alcanzan la velocidad prometida, podrían transmitir hasta 7 streams de video 4K en tiempo real, que pueden tener un bitrate aproximado cercano a los 3.8Gbps, nada mal para tan diminuto dispositivo.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s