El MIT Media Lab convierte la electrónica en arte

El MIT Media Lab es un laboratorio enmarcado en la Escuela de Arquitectura y Planificación del Instituto de Tecnología de Massachusetts cuyo cometido es el desarrollo de proyectos de investigación en los que convergen el diseño, los contenidos multimedia y la tecnología. Estos tres pilares sumados a la creatividad de los investigadores que trabajan en esta incubadora de ideas da como resultados proyectos de gran ingenio en los que se aplican las últimas tendencias en proyectos bastantes sorprendentes. Dentro de este equipo, el grupo High-Low Tech está trabajando en un proyecto que convierte a la electrónica en arte puesto que están aplicando el reciclaje de materiales y el dibujo, por tanto, le están dando un aspecto muy distinto a las clásicas placas de circuito impreso.

El equipo del grupo High-Low Tech, a simple vista, parece estar dedicado en cuerpo y alma al arte, sin embargo, aunque parezca que se dedican a hacer dibujos, los trazos que marcan son, realmente, pistas de un circuito electrónico dibujadas sobre un papel ferroso con tinta conductora. Leah Buechley es la responsable de este equipo técnico-creativo que trabaja en la integración de elementos de alta tecnología con elementos mucho menos avanzados para facilitar, gracias a sus trabajos, el acceso a la tecnología y dotar a la gente de la capacidad de desarrollar sus propios proyectos.

Ayudando a la gente a enamorarse con la tecnología

¿Unión de materiales de alta tecnología con materiales simples? Así de simple y, a su vez, así de complejo. Realizar un dibujo que sustituya una placa de circuito impreso y, por ejemplo, hacer que una obra de arte (un dibujo a mano alzada) se convierta, gracias a una fuente de alimentación y otros componentes, en una superficie con la que el usuario pueda interactuar. De hecho, siguiendo esta senda, uno de los proyectos más vistosos de este equipo de investigación es el LilyPad Arduino, una placa basada en Arduino que es un framework de desarrollo de aplicaciones y sistemas de interacción entre un usuario, su ropa y el entorno que lo rodea, es decir, una manera de hacer nuestra ropa algo más inteligente:

En este equipo ya se estuvo desarrollando una familia de sensores textiles ideados para aprovechar materiales simples que pudieran servir como base para hacer nuestra ropa algo más inteligente y dotarla de la capacidad de interactuar con el entorno que nos rodea.

Una manera bastante singular de realizar el rutado de los circuitos eléctricos y, sobre todo, una vía creativa para buscar el uso de materiales que, por norma general, nunca vincularíamos al mundo de la electrónica.

Fuente

MIT crea tecnología para “ver” a través de las paredes

Mirar a través de las paredes es una capacidad sólo concebible para Superman u otros personajes con poderes especiales. Pero los seres humanos comunes y corrientes no tenemos esos poderes: tenemos tecnología. Resulta que un par de jóvenes científicos del MIT encontraron la manera de “ver” a través de las paredes (y no, no usaron ventanas). Les cuento.

El sistema diseñado y construido por John Peabody y Gregory Charvat, del MIT Lincoln Laboratory, funciona de forma muy similar a un sistema de radar. Y no usaron rayos X, ni gamma, como sugeriría algún autor de ciencia ficción, sino poco las menos llamativas señales de microondas: las mismas usadas por la mayoría de los radiotelescopios para indagar en el universo, los sistemas GPS y los radares, por supuesto.

Los investigadores colocaron 44 antenas de microondas, cada una con frecuencias entre 2 y 4 GHz, separadas unos 10 cm entre sí para “ver” a través de un pared de concreto sólido de 8 pulgadas (unos 20 cm), y en tiempo real. ¿Cómo funciona? Veamos.

  1. Las microondas son enviadas a través de la pared a una distancia de hasta 60 ft (poco más de 18 m), donde el 99.4% de su energía queda atrapada en el concreto.
  2. El restante 0.6% que no queda atrapado en la pared es sufiente para rebotar en un ser humano (o algún objeto) y regresar a las antenas a través de la pared.
  3. De nueva cuenta, el 99.4% de la energía de las microondas rebotadas queda atrapada en la pared, en el camino de vuelta hacia las antenas. En consecuencia, las antenas sólo reciben el 0.0025% de la señal original, pero es más que suficiente.
  4. Por supuesto, la señal recibida de vuelta es amplificada, y luego procesada con filtros para mostrar lo que hay detrás de la pared. En la versión actual, lo que se “ve” son manchas rojas para indicar la existencia de “blancos móviles”. En tiempo real, la manchas pueden moverse hasta 10 cuadros por segundo.

Aquí está el vídeo oficial con subtítulos en inglés:

El reto principal para los investigadores fue hacerlo en tiempo real y a una distancia útil en la práctica. ¿Qué práctica? Pues ya lo podrán imaginar estimados lectores: operaciones militares, combate urbano, y todo lo que esto implica para un país con el dinero para pagar tecnología así. Dice Gregory Charval:

Si estás en una situación de combate de alto riesgo, no quieres una imagen cada 20 minutos, ni quieres estar cerca de un edificio potencialmente peligroso.

El sistema también puede tener gran utilidad en situaciones de rescate causadas por terremotos u otros desastres, pero esa es una aplicación secundaria, ya que los creadores del sistema lo desarrollaron expresamente para la milicia. Charval comenta al respecto:

Esto es para el soldado de combate urbano… en aquellas situaciones de mucho estrés y sería genial saber lo que hay detrás de la pared.

Naturalmente, lo que sigue para un sistema así es aumentar la precisión de su mediciones, la velocidad de captura de movimiento, y cambiar la representación de las manchas por una más amigable para el usuario que intentará dispararles.

Fuente