Curiosidades de Joker, tras la muerte de su creador | Geekoteca

Era una buena edición de una mala tira, pero en aquella época yo buscaba historias completas. Iba al kiosco y me llevaba alguna que no tuviera el cartelito “continuará” al final, sólo por una cuestión presupuestaria. Cuando era chico preferí DC, después, Marvel. Así que aquella revista, la primera que recuerdo haber comprado por mis propios medios, era una de Superman en la que el villano de turno era Joker, en un cross-over que me despistó a mis 7 u 8 años. No recuerdo el guión. Sólo que había un parque de diversiones y una sonrisa de Joker, del Guasón, de Comodín, que tomaba por asalto varias viñetas. Villano impresentable, no tenía fuerza, no tenía mayores armas. Sólo el humor y la ironía para hacer daño. Hoy creo que fue el más realista de todos. Mi favorito.

La cuestión es que murió el papá del personaje inspirado en la carta comodín de los naipes. La noticia del New York Times, fechada el 8 de diciembre, dice que falleció a los 89 años, en Staten Island, Nueva York. Que a Robinson le sobreviven su esposa de 57 años, un hijo, una hija y dos nietos. Que su legado en el mundillo Batman es incuestionable, aunque Robinson abandonó el equipo del Caballero Oscuro en la década de 1940. Que después siguió creando personajes de cómics, entre ellos London, uno inspirado por los bombardeos nazis de la Segunda Guerra Mundial, y Atoman, una versión nuclear del hombre de acero.

Y aunque no lo dice el despacho informativo, fue una persona sufrida Robinson. De hecho, tuvo que defender con garra de súperheroe la paternidad de su mayor creación, porque Bob Kane, el autor de Batman, se atribuyó la autoría del espigado personaje de sonrisa diabólica.

¿Quién es el padre de la bestia? ¿Por qué tantas dudas? Sencillo, porque Robinson era apenas un ayudante, un estudiante contratado por Bob Kane para pintar fondos. El sueldo a Jerry no se lo pagaba la editorial, si no el propio Bob. Por lo tanto, Kane, el jefe del equipo, se aseguró que su firma figurara en la página 2 o 3 de cada tira del Murciélago: “una creación de Bob Kane”; y detrás quedaron el guionista Bill Finger (en menor medida) y Jerry Robinson. Ellos tuvieron que conformarse con un porción mucho menor a la hora de los reconocimientos. Por no decir, sólo migajas.

La cuestión es que nunca, Kane, le reconoció méritos sobre el Guasón, al recién fallecido. Aseguró una y otra vez que el Joker, como Batman, nacieron de las sinapsis de sus neuronas. ¿Cuál es la versión de Robinson? Esto dijo en una entrevista para la revista Comics Interview, en 1989:

“Todavía recuerdo la noche específica en la que se me ocurrió la idea del Joker. Estuve despierto casi toda la noche. Sabía que era algo fantástico e inmediatamente comencé a pensar ideas para la primera historia. Lo esencial estaba ahí: era un villano siniestro y diabólico y, al mismo tiempo, tenía aspecto de payaso”.

El año pasado en una entrevista con Times fue coherente en su versión: “Siempre pensé que los villanos eran más interesantes. Creo que el nombre llegó primero: el ‘Joker’. Entonces pensé en la carta de la baraja”. ¿Las pruebas? Sus padres eran fanáticos del juego bridge, por lo que él estaba familiarizado con el comodín (la verdad que como prueba, parece un chiste del Guasón de la serie de los 60).

De algo no hay duda, el bueno de Robinson sí creo a Robin, junto a Bob Kane y Bill Finger, cuando el trío se exprimía los sesos buscando el compañero ideal del hombre de gris. Las historias de la infancia de Jerry sobre Robin Hood vinieron al rescate… Pero eso será motivo de otro post. Sigamos con el payaso siniestro…

Anecdotario del Guasón

  • Su primera aparición se produjo en el cómic Batman Nº 1 a comienzos de 1940. Nació con Batman, como no podía ser de otra manera. Esta primera revista se puede comprar en su versión digital a 1,99 dólares, a través de DC.
  • El actor Conrad Veidt, como el personaje Gwynplaine, en la cinta muda de 1928, “The Man Who Laughs” inspiró los trazos del equipo de “Batman” para darle forma al flamante villano. La historia de este personaje, basado en un libro de Víctor Hugo, “L´homme qui rit” es terrible: de chico le practicaron una operación “Bucca fissa” que le deformó el rostro para siempre marcándolo con una sonrisa. Podía borrar la mueca de su cara pero sólo con una concentración y un dolor terrible. Entonces, si lo lograba, su expresión, era directamente la corporización del espanto.

  • El Joker estuvo a punto de morir… ya en el número 2 de Batman. La leyenda cuenta que Bob Kane decidió a último momento aclarar que los médicos lograron salvar su vida (un recurso nunca visto). En la última viñeta de ese comic se apoya gran parte del éxito que el murciélago tendría después.
  • No hubo un sólo Joker. En Wikipedia hay una curiosa descripción de las traducciones del nombre propio del “malo” de los cuadritos, que ilustra también la evolución de las distintas personalidades detrás de esa sonrisa. En Hispanoamérica este gracioso villano, que en los 50 fue una especie de ladrón simpático, fue traducido al español como “Comodín” por la mexicana Editorial Novaro, principal exportadora a nivel mundial de los comics de Batman en nuestro idioma desde 1952 hasta principios de los ‘80. “Guasón” llegó a nosotros con la serie de los 60. Otros nombres populares: “El Bromista” para los dibujos animados de Hanna-Barbera, Los Súper amigos; “Arlequín” se coló por allí en alguna tira. Recién a mediados de la década de los 80 las nuevas editoriales multinacionales de publicaciones en español devolvieron el nombre original al personaje del Joker.
  • César Romero fue el más payasezco de todos los malhechores de pelo coloreado conocidos. Y el más amanerado, por qué no decirlo. En el marco de aquella desquiciada serie, que anduvo entre el infantilismo y la estética post, Romero fue el enemigo más recordado del personaje interpretado por Adam West. Se dijo que, por contrato, no dejo que le afeitaran su bigote característico, por lo que el maquillaje logró taparlo y a la vez conformar una boca más remarcada. Los labios del Guasón, la sonrisa gruesa, serán siempre su sello distintivo.
  • Uno de los actos vandálicos más recordados del Comodín, fue robarse todo el protagonismo de “Batman” de Tim Burton. Jack Nicholson logró aquí un personaje distinto a todo lo conocido hasta el momento (tampoco era tan difícil, ya que lo más difundido era la morisqueta de Romero). En esa película, el Joker inventa un producto llamado “Smilex” (que mata a la gente de ataques de risa), que curiosamente es la misma marca de la pasta de dientes que crean en la fábrica en la que trabaja el padre de Charlie Bucket en “Charlie y la fábrica de chocolate”. ¿Un puente secreto de conceptos craneados por Burton?
  • “¿Por qué tan serio?”. A alguien le cabe duda que sólo Heath Ledger pudo superar la interpretación de Jack Nicholson en “Batman” de 1989. Aquella película “Caballero de la noche” tuvo frases memorables en la voz del Joker. Recuerdo especialmente este diálogo:

Batman: -¿Por qué quieres matarme?
El Guasón: -¿Matarte? No quiero matarte… tú me complementas.

Imposible no relacionar esta charla con aquellos cuentos de Jorge Luis Borges donde héroe y villano eran una sola entidad. En cuanto se muere el enemigo, la razón de ser del justiciero también se apaga.

  • La participación más polémica. En la saga de 1988-1989, “Una muerte en la familia” (entre los números 426 y 429 de Batman) el público, telefónicamente, decidió que el Guasón matase a Robin (al segundo, Jason Todd). La escena fue muy violenta, ya que Joker lo mató a golpes, y su cadáver quedó bañado en sangre. Fue muy criticada esta maniobra pergeñada por Jim Starlin (guion), Jim Aparo (dibujos), Mike DeCarlo (tintas), Adrienne Roy (color) y John Costanza (letras) (las cubiertas fueron realizadas por Mike Mignola). Este tipo de acciones marketineras están muy lejos del comic de autor que prefieren sus más fieles compradores.

El libro que hay que leer

Pues bien, que esto es Geekoteca y que aquí recomendamos libros e historietas. En honor a Robinson, recomendamos comprar-conseguir este compendio maravilloso: “Las Mejores Historias del Joker jamas Contadas en Español”. 40 años a pura risotadas y villanías. Lo mejor del Guasón, desde su creación en 1940 hasta 1980, pasando por las diferentes etapas del personaje, incluyendo las tiras diarias y su propia colección que disfrutó a mediados de los 70. A esto habría que sumarle “The Killing Joke” que realizara Alan Moore a mitades de los ‘80, para sentir que lo mejor del bromista clásico está en nuestra biblioteca.

Contiene: Batman # 1 (1940), Batman # 4 (1941), Daily Strips (1948), Detective Comics # 168 (1951), Batman # 63 (Febrero-Marzo 1951), Batman # 73 (Octubre-Noviembre 1952), World’s Finest Comics # 61 (Noviembre 1952), Batman # 74 (Diciembre 1952 – Enero 1953), World’s Finest Comics # 88 (Mayo-Junio 1957), Batman #110 (Septiembre 1957), Batman # 159 (Noviembre 1963), Batman # 163 (Mayo 1964), Batman Kellog’s Special (1967), Batman # 251 (Septiembre 1973), The Brave and The Bold # 111 (Febrero-Marzo 1974), The Joker # 3 (Septiembre 1975), Detective Comics # 475 (Febrero 1978), Detective Comics # 476 (Marzo-Abril 1978), Batman # 321 (Marzo 1980).

¿Es el Joker el mejor villano del mundo Batman? ¿Qué tiene esa sonrisa que perturba? ¿Por qué, justamente en este artículo, un final tan serio?

Fuente

Anuncios

Beetlejuice : Curiosidades del difunto que vivía en el no mundo | Retrogeek

Esto es lo que pasa cuando se muere usted, y eso es lo que pasa cuando se mueren esos. Todo es muy personal. Y les seré franca, si llego a saber entonces lo que ahora sé, no habría tenido ese “accidente”…

Original y tremendamente divertida. Quizá estos sean los dos adjetivos que mejor le van a la película que salió del genio (sobre todo en su primera etapa) de Tim Burton. Posiblemente el personaje más escatológico, absurdo y genial de cuantos creó, una recreación alucinada del mundo de los muertos a través del incomparable Beetlejuice.

Se trataba del segundo largometraje de Burton tras Pee-wee´s big adventure. Para ello contaba Burton que pretendía llevar una historia fresca e innovadora a la gran pantalla, algo con lo que se pudiera sentir a gusto. No fue así y desde ese primer largo en 1985 pasaron muchos meses donde lo único que le llegaban eran guiones de comedias ridículas.

Hasta que llegó Beetlejuice. A Burton no sólo le gustaba la idea del personaje y el mundo que recreaba sino que le daba pie a construir a partir de los primeros escritos. Rienda suelta para la etapa de oro de un director que comenzaba a mostrar el imaginativo universo que tenía en la cabeza.

Tras Beetlejuice llegaría, Edward Scissorhands o la recreación de “su” Gotham en Batman, pero el “exorcista de los vivos” sería el punto de inflexión en su filmografía, se trataba de la confirmación de un genio que había parido el sólo los cortos Vincent y Frankenweenie.

La música de Elfman, el mejor Michael Keaton que recuerde y unos efectos especiales “únicos” (tan desfasados que resultan brillantes), crearon un universo propio a finales de la década de los 80.

La película se estrenó en 1988. Hace 23 años, más de dos décadas desde que el joven dibujante de Disney se descubriera como uno de los grandes autores del celuloide. Con un universo personal Burton comenzaba así una de las obras más recordadas del director…

Un matrimonio de fantasmas contrata los servicios de Bitelchus, un especialista en asustar mortales, para que ahuyente a los nuevos propietarios de su casa…

  • Primera curiosidad que muchos no sabrán. Los dientes de Beetlejuice son realmente los dientes de Michael Keaton. El hombre llevaba fundas por aquel entonces para corregirlos.
  • La película fue un tremendo éxito recaudando sólo en Estados Unidos 73 millones de dólares.
  • Antes de hacer la película, Winona Ryder no quería hacer el papel ya que pensaba que se trataba de una historia demasiado “satánica”.
  • En la parte de la cinta donde Beetlejuice sale de la maqueta e interviene en el exorcismo, surge la cabeza de Jack, el icónico protagonista de la obra de 1993 Pesadilla antes de Navidad.
  • Si Winona pensaba que se trataba de una película demasiado oscura, Alec Baldwin diría con el tiempo que se sentía tremendamente decepcionado con el resultado de la cinta.
  • Beetlejuice aparecía cuando lo nombrabas tres veces, incluso en Community
  • Beetlejuice tuvo una serie de dibujos al año de estrenarse. Emitida por la ABC hasta 1991, la serie tuvo 109 capítulos que mantuvieron la esencia del personaje de Burton.

Tras su estreno también pasó por el mundo de los videojuegos con varias producciones para la Nintendo Entertainment System.

  • En la mítica escena donde se encuentran varios personajes en la sala de espera se había pensado que se añadiera un actor disfrazado de Godzilla con un avión que le atraviesa la cabeza. Problemas de presupuesto lo suprimieron.
  • Beetlejuice es en verdad Betelgeuse, ese es su verdadero nombre si lo vemos pronunciado en el filme. Lo que ocurre es que por comodidad de pronunciación y fonética de la lengua inglesa se cambió.
  • De entre las escenas, memorable fue el baile con el tema Banana Boat interpretado…
  • Otro guiño a Pesadilla antes de Navidad. La serpiente o gusano que sale en el desierto y que engulle a Beetlejuice aparece en la obra animada.
  • En palabras de Burton sobre el filme:

Es la única de todas mis películas que me ha dado esa sensación de “¡que se joda todo el mundo!” El público no necesitaba cierto tipo de cosas; yo podía hacer lo que me viniera en gana y eso era estupendo

  • Y Burton sobre Keaton:

Mucha gente puso en duda la elección de Michael Keaton como Beetlejuice, pero todo estaba en sus ojos: eran salvajes; se metió en el personaje y siguió adelante con él. Fue la primera ocasión en que testimonié cómo un personaje crecía en el interior de un actor. Cada vez que me reunía con Michael, me daba nuevas ideas respecto hacia dónde debíamos dirigirnos.

  • Si nos fijamos bien, el bote de zumo que le enseña Beetlejuice a Lidia para que adivine su nombre, sale al principio de la película cuando Barbara habla con Jane, se encuentra detrás de Barbara.
  • Al principio no se iba a explicar lo que pasaba con Beetlejuice después de que se lo tragase el gusano, pero al público le gustó tanto el personaje en los preestrenos que se filmaron dos escenas donde aparecía en la sala de espera. La de la película, donde a Bitelchús le reducen la cabeza y otra ,que nunca se vió, donde aparece el barbero del pueblo y comenzaba a contarle batallas a Beetlejuice. El agobio de pensar que tendría que estar eternamente aguantándolo hacía que se le cayese la cabeza al suelo.
  • Burton quería para el personaje de Beetlejuice a Sammy Davis Jr., la estrella favorita de su infancia. A los ejecutivos no les gustó nada la idea.
  • El guión original era una película de terror, su reescritura la dejó en una comedia negra.
  • Para terminar este pequeño homenaje a la obra de Burton, dos vídeos. El primero se trata del trailer oficial de 1988. El segundo es la pieza que acompaña al clásico de Harry Belafonte. Que lo disfruten.

Fuente

Top hackers de ficción – Segunda parte

Ayer publiqué la primera parte de este top. Por si no lo recordáis había cinco nombres en ese post Matthew Farrell de Live Free or Die Hard (Die Hard 4), David Lightman en War Games, Trinity de la trilogía Matrix, Stanley Jobson en Swordfish y Erwin “Whistler” Emory de la película Sneakers.

Hoy continuamos con la segunda y última parte del top de hackers de ficción.

Mr. Universo – David Krumholtz en Serenity

Este fascinante personaje vivía en una luna junto a su esposa, una robot de muy buen ver llamada Lenore. Este hacker era capaz de introducirse en los sistemas de la Alianza y de interceptar cualquier transmisión que se realizara en el espacio conocido. Su final siempre me pareció triste y solitario, a pesar de Lenore. Mr. Universo ayudó activamente al capitán Reynolds y a su tripulación tanto en la serie como en la película. De su vida anterior poco se sabe pero de joven estudió con Wash, el piloto, y sus notas eran las mejores pues manipuló el software de la escuela. Nunca se supo su auténtico nombre aunque Mr. Universo es un apodo genial.

Boris Grishenko – Alan Cumming en Goldeneye

El pobre se creía invencible y casi lo era. Un experto programador informático, bastante sarcástico, egocéntrico y que trabaja para los malos, algo que le encanta. Alan Cumming se lució con este papel y se dio a conocer al gran público. Grishenko era un personaje genial, con sus camisas hawaianas, sus pantalones cortes, sus gafas en el límite de la nariz, su frase mítica y su manía de mover el bolígrafo – que proporciona una de las mejores escenas de la película-.

Claudia Donovan – Allison Scagliotti-Smith de Warehouse 13

La agente más joven del almacén de artefactos extraños. Claudia tiene una triste historia familiar: padres muertos, hermano mayor perdido durante años e internamiento en una institución mental. Superado todo eso encontró un artefacto y a Artie, después entró a formar parte del grupo de trabajo del almacén. La joven posee una gran habilidad en el uso de los ordenadores y se le da muy bien la mecánica, también le gusta innovar algo que saca de quicio a Artie. Claudia es independiente, dulce, le gusta la música, los videojuegos y adora su trabajo. Aunque Joshua es su hermano su auténtica familia son los demás miembros del equipo del almacén.

Cindy “Mac” Mackenzie – Tina Majorino de Veronica Mars

A Mac le gustan los sudokus, Ron Weasley, las Converse, el chocolate caliente, Beck, Jet, American Beauty, Ghost World, Donnie Darko; las series Freaks and Geeks y 24 y sus héroes son Amelia Earhart, Albert Einstein y Tina Fey. Hay que adorarla.

Mac aparece en la serie cuando Veronica reclama su ayuda para descubrir quien ha robado su clave y creado un test de pureza en su nombre, una moda que se ha impuesto en el instituto Neptune. Un test que permite a Mac estafar a las niñas rubias y tontas que le hacen la vida imposible.

Willow Rosenberg – Alyson Hannigan en Buffy the Vampire Slayer

Durante las primeras temporadas de la serie Willow se dedicaba a los ordenadores. Es más, llegó a ser profesora de informática en el instituto ocupando el lugar de la fallecida señorita Calendar. Luego a la chica le interesó la magia y se convirtió en un gran bruja, olvidándose de la informática y los ordenadores pero hubo una época intermedia en la que usaba ambas herramientas por igual. Es más, en algún episodio se podía ver a la pelirroja usando la magia en el ordenador para acelerar su trabajo. Si yo tuviese que elegir entre la magia o los ordenadores lo tendría bastante claro. Como seguidora de la serie debo decir que echaba de menos a la Willow apocada y nerd, aunque su evolución como personaje es sensacional y su fase Dark Willow de lo mejor de la serie.


Y hasta aquí la lista de los diez hackers de ficción. Seguro que echáis en falta algún personaje pero como ya os dije en la primera parte, este es un top personal, de los que más me gustan a mi.

Fuente

Top hackers de ficción – Primera parte

Pueden ser secundarios o protagonistas de películas, pueden estar del lado de los buenos o ser parte muy activa de los planes de los malos. Pueden ser hombres o mujeres, pero casi siempre son jóvenes. Les gustan los ordenadores casi desde que tienen memoria y se relacionan mejor con la tecnología que con las personas. Son hábiles, inteligentes, astutos y divertidos. Esta podría ser una descripción muy básica de los personajes que tanto en la gran como en la pequeña pantalla se dedican a trastear con ordenadores, a saltarse intrincados sistemas de seguridad y a tener serios problemas con la ley una vez que son descubiertos.

En los últimos 30 años la figura del hacker se ha normalizado en el cine y las series de televisión. Y por eso, hoy, he decidido hacer un repaso a mi top personal de hackers de ficción.

Matthew Farrell – Justin Long en Live Free or Die Hard (Die Hard 4)

Matthew tiene la suerte de que John McClane, el poli más duro de la historia, sea quien se encargue de su protección. sin saberlo Matthew ha formado parte, junto a otros hackers, de un ataque a la seguridad de los Estados Unidos. La persona que lo contrató intentará deshacerse de él a toda costa, pero McClane se interpondrá en su camino. Durante su viaje Matt no dejará de sorprenderse por la resistencia, el carácter y la capacidad para la supervivencia de su acompañante. Farrell será el único hacker del grupo que queda en pie y el único capaz de frenar los planes de los terroristas ya que posee un código que puede poner fin a la alarmante situación. Durante un día de perros Matt descubrirá su propia valentía y su capacidad para el sacrificio, eso sí, también caerá rendido ante los encantos de la hija de McClane.

David Lightman – Matthew Broderick en War Games

Clásico entre los clásicos. La película War Games se estrenó en 1983 y cuenta la historia de David, un joven hacker, que por curiosidad y por saberse capaz de ello se introduce en sistemas ajenos. Pero lo que empieza como un simple juego para David termina con la amenaza de una Tercera Guerra Mundial. Sin pretenderlo el joven entra en contacto con el sistema WOPR, el ordenador principal del sistema de defensa aeroespacial norteamericano, y desata una crisis nuclear. Esta película me trae muchísimos recuerdos, Matthew Broderick estaba perfecto en su papel y la escena final del juego en tres en raya que pone en jaque el futuro del planeta es sensacional.

Trinity – Carrie Anne Moss en Matrix

Seguro que más de uno prefiere a Neo pero yo me enamoré de Trinity en cuanto la vi. No solo era enigmática, hermosa, luchadora e inteligente, también era una de las pocas capaz de entrar y salir de Matrix y la única que creía firmemente en Morfeo y Neo. Trinity era una hacker experimentada y uno de los mejores personajes de la trilogía. Nunca les perdonaré a los hermanos Wachowski la manera en la que terminaron con ella, Trinity no merecía un final como ese.

Una cosa que siempre me llamó la atención de este personaje es que nunca llegué a conocer su nombre real, sólo teníamos el nick de Trinity para identificarla. ¿Quién fue antes de ser liberada de Matrix?

Stanley Jobson – Hugh Jackman en Swordfish

Película Buenisima que se estrenó hace ya diez años (madre mía como pasa el tiempo) y en la que Hugh Jackman se metía en la piel de un experto en informática que tras pasar un tiempo en prisión intentaba rehacer su vida y conectar con su hija pequeña. Sin embargo todo se tuerce cuan el terrorista Gabriel Shear (John Tavolta) le contrata para decodificar un intrincado código de seguridad para infiltrarse en una cuenta que en teoría no existe. Asediado por el FBI, presionado por Shear y con muchas ganas de hacer lo que mejor sabe, Jobson se sumergirá durante horas en el ordenador para acceder a la dichosa cuenta secreta. Además la idea de ganar diez millones de dólares, tal y como le promete Shear, es algo muy tentador. Una película donde nada es lo que parece, donde todo son engaños y trampas.

Erwin “Whistler” Emory – David Strathairn de Sneakers


Película de 1992 con un reparto de auténtico lujo encabezado por Robert Redford y con Ben Kingsley, Sidney Poitier, Dan Aykroyd, River Phoenix, David Strathairn y Mary McDonnell. La película sigue a un grupo de expertos en sobrepasar sistemas de seguridad y que se dedican a la seguridad empresarial. Cuando aceptan recuperar una caja negra de un matemático se encuentran ante un sistema que puede decodificar cualquier sistema, ya no habrá secretos en el mundo. Uno de los miembros del grupo era Whistler, un personaje que me llamó mucho la atención porque era ciego y trabajaba con ordenadores adaptados. Tened en cuenta que os hablo de una película de hace casi veinte años y yo no había visto un ordenador en mi vida.


Estos son los cinco primeros hackers pero mañana hablaré de otros cinco. Así tendremos un top diez en toda regla.

Fuente